Ir al contenido principal

CESARE PAVESE

Cesare Pavese nació en 1908 en Santo Stefano Belbo (Cuneo, Piamonte) y murió en Turín en 1950.   

Entre otros libros, ha publicado:   Lavorare stanca,   Verrà la morte e avrà i tuoi occhi   y   La luna e i falò.




THE NIGHT YOU SLEPT

 

También la noche se te asemeja,

la noche remota que llora,

muda, dentro del corazón profundo,

y las estrellas pasan cansadas.

Una mejilla toca una mejilla –

es un escalofrío, alguien

se debate y te implora, solo,

perdido en ti, en tu fiebre.

 

La noche sufre y anhela el alba,

pobre corazón sobresaltado.

Oh, rostro cerrado, oscura angustia,

fiebre que entristece las estrellas,

hay quien, como tú, espera el alba

escrutando tu rostro en silencio.

Estás tendida bajo la noche

como un cerrado horizonte muerto.

Pobre corazón sobresaltado,

un día lejano eras el alba.



THE NIGHT YOU SLEPT


Anche la notte ti somiglia,

la notte remota che piange

muta, dentro il cuore profondo,

e le stelle passano stanche.

Una guancia tocca una guancia - 

è un brivido freddo, qualcuno

si dibatte e t'implora, solo,

sperduto in te, nella tua febbre.


La notte soffre e anela l'alba,

povero cuore che sussulti.

O viso chiuso, buia angoscia,

febbre che rattristi le stelle,

c'è chi come te attende l'alba

scrutando il tuo viso in silenzio.

Sei distesa sotto la notte

come un chiuso orizzonte morto.

Povero cuore che sussulti

un giorno lontano eri l'alba.




Entradas populares de este blog

CESARE PAVESE

Cesare Pavese nació en 1908 en Santo Stefano Belbo (Cuneo, Piamonte) y murió en Turín en 1950.    Entre otros libros, ha publicado:   Lavorare stanca ,   Verrà la morte e avrà i tuoi occhi   y   La luna e i falò. VENDRÁ LA MUERTE Y TENDRÁ TUS OJOS Vendrá la muerte y tendrá tus ojos – esta muerte que nos acompaña de la mañana a la noche, insomne, sorda, como un viejo remordimiento o un vicio absurdo. Tus ojos serán una vana palabra, un grito callado, un silencio. Así los ves cada mañana cuando sobre ti sola te inclinas en el espejo. Oh, querida esperanza, ese día sabremos también nosotros que eres la vida y eres la nada.   Para todos tiene la muerte una mirada. Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. Será como dejar un vicio, como ver resurgir en el espejo un rostro muerto, como escuchar unos labios cerrados. Descenderemos al abismo mudos. VERRÀ LA MORTE E AVRÀ I TUOI OCCHI Verrà la morte e avrà i tuoi occhi  – questa morte che ci accompagna dal mattino

FRANCESCO MARIA CANNELLA

Francesco Maria Cannella nació en Palermo en 1978. Entre otros libros ha publicado: La stanza è calda, Per obliquo rumore y N on voglio ombre alla mia finestra . DOS POEMAS     1   Entró el alba por mi ventana abierta de par en par. Hostiles pensamientos remolinearon en mi cabeza. Levantarse, al principio de un fracaso no endulza la vista a nadie.     DUE POESIE     1   Entrò l’alba dalla mia finestra spalancata. Ostili pensieri turbinarono in testa. Alzarsi, al principio d’un fallimento, non rende la vista dolce a nessuno .     2   En el olvido total de ayer la novedad, pisoteada por el día, bajo los pies sucia queda   y espera a mañana...     2   Nell’oblio totale di ieri la novità, calpestata dal giorno, sotto i piedi sporca resta   e rimanda a domani…

CESARE PAVESE

C esare Pavese nació en 1908 en Santo Stefano Belbo (Cuneo, Piamonte) y murió en Turín en 1950.   Entre otros libros, ha publicado:   Lavorare stanca ,   Verrà la morte e avrà i tuoi occhi   y   La luna e i falò. IN THE MORNING YOU ALWAYS COME BACK   El rayo del alba respira por tu boca al fondo de las calles vacías. Luz gris tus ojos, dulces gotas del alba sobre las umbrías colinas. Tu paso y tu aliento, como el viento del alba, sumergen las casas. La ciudad se estremece, huelen las piedras – eres la vida, el despertar.   Estrella perdida en la luz del alba, crujido de la brisa, tibieza, respiración – ha terminado la noche.   Eres la luz y la mañana.   IN THE MORNING YOU ALWAYS COME BACK   Lo spiraglio dell'alba respira con la tua bocca in fondo alle vie vuote. Luce grigia i tuoi occhi, dolci colline scure. Il tuo passo e il tuo fiato come il vento dell'alba sommergono le case. La città abbrividisce, odorano le pietre  – sei la vita, il risveglio.   Stella perduta nella luce d