Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2019

VITTORIO SERENI

Vittorio Sereni nació en Luino (Varese) en 1913 y murió en Milán en 1983.
Entre otros libros, ha publicado: Frontiera, Diario d'Algeria y Gli strumenti umani.


SERÁ EL TEDIO

de los días largos y tórridos
pero hoy la pequeña
Laura está verdaderamente fastidiosa.
Déjalo ya – digo – si no...
con reprimida ferocidad
retorciéndole despacio el bracito.
No me haces daño no me haces
daño, me desafía con su cantinela
mirándome de abajo arriba
petulante pero ya
a punto de lagrimear,
ni siquiera lloro, ¿ves?

Veo. Pero es al ángel 
negro del exterminio
al que ahora veo
resplandeciente en sus arreos
de muerte
y vuelto hacia él en éxtasis
al niñito judío
invitándolo al juego
de la masacre.


SARÀ LA NOIA

dei giorni lunghi e torridi
ma oggi la piccola
Laura è fastidiosa proprio.
Smettila – dico – se no…
con repressa ferocia
torcendole piano il braccino.
Non mi fai male non mi fai
male, mi sfida in cantilena
guardandomi da sotto in su
petulante ma già
in punta di lagrime,
non piango nemmeno vedi.
Vedo. Ma è l’angelo
nero dell…

MARIA LUISA SPAZIANI

Maria Luisa Spaziani nació en Turín en 1922 y murió en Roma en 2014.
Entre otros libros, ha publicado: Geometria del disordineLa stella del libero arbitrio y La luna è già alta.


¿CONOCEN...?

¿Conocen el rostro profundo del rencor
los hombres que viven de fruto
y nunca fueron flor?


SANNO...?

Sanno il volto profondo del rencore
gli uomini che vivono da frutto
e mai furono fiore?


LORENZO SPURIO

Lorenzo Spurio nació en Jesi (Ancona) en 1985.
Entre otros libros, ha publicado: Neoplasie civili, Le acque depresse y Pareidolia.



HE COMPRENDIDO POR QUÉ
Las dudas se habían despejado, la cafeína ya estaba petrificada y el mar se teñía de un fuerte amaranto.
El viento lo habría corroído todo como una lluvia sulfúrica y los órganos hemorrágicos se habrían machacado y licuado pudriendo el aire.
He visto a un niño con extraños cardenales en el rostro y he comprendido por qué el mar era púrpura.

HO COMPRESO PERCHÉ
Gli indugi erano stati sciolti, la caffeina era ormai pietrificata e il mare si tingeva d’un forte amaranto. 
Il vento avrebbe corroso tutto come una pioggia solforica e gli organi emorragici si sarebbero spappolati e