Ir al contenido principal

MARIELLA MONTELLA

Mariella Montella nació en Pisa en 1958 y murió en Ghezzano (Pisa) en 1984.
Ha publicado: Juke-Box, Il merlo y Colore dell'allegria.


MOMENTO

Gotas de estrellas en el agua
dentro del rubio
reflejo del sol.

Tú, lejos de mí
como el mar
del cielo.


MOMENTO

Gocce di stelle nell'acqua
dentro il biondo
riflesso del sole.

Tu, lontano da me
quanto il mare
dal cielo.


Entradas populares de este blog

MARIA TERESA LIUZZO

Maria Teresa Liuzzo nació en Saline di Montebello Jonico (Reggio Calabria) en 1956 y reside en Reggio Calabria.
Entre otros libros, ha publicado: L'acqua è battito lento, Radici, silloge di cento poesie y Miosòtide. LLUVIA Se desnudan nubes, se extienden en lluvia y tiempo sobre los setos. Una blanca sábana recoge los besos del cielo. PIOGGIA Si denudano nubi, si distendono in pioggia e tempo sulle siepi. Un bianco lenzuolo raccoglie i baci del cielo

GERARDO VACANA

Gerardo Vacana nació en 1929 en Gallinaro (Frosinone, Lacio), donde reside.
Entre otros libros, ha publicado: Variazioni sul reale, Taccuino greco e altri versi y L’orto.
En español: Variaciones sobre lo real, La Poesía, señor hidalgo, Barcelona, 2002; Cuaderno griego y otros poemas, El otro el mismo, Mérida, Venezuela, 2007; y La luz muy temprano, Fundación Inquietudes-Asociación Poética Caudal, Madrid, 2012.
En catalán: Quadern grec i altres poemes, Emboscall Editorial, Barcelona, 2011.

SON DOS, NO CUATRO...
Son dos, no cuatro las estaciones en la tierra: la vida – toda verano, la muerte – único invierno.

SON DUE, NON QUATTRO…
Son due, non quattro le stagioni sulla terra: la vita – tutta estate, la morte – unico inverno.



GABRIELLA NAPOLITANO

Gabriella Napolitano nació en Gaeta en 2002.Ha publicado: Attimo, quello che di me non dico & (le immancabili) gabriellate


QUIZÁ, EN UN INSTANTE

Quizá, en un instante
(juntas, pero en silencio),
nuestras miradas colmarán el vacío,
que ambos hemos creado,
en torno a aquello que creíamos era todo,
antes de nosotros.


FORSE, IN UN ATTIMO

Forse, in un attimo
(insieme, ma in silenzio),
i nostri sguardi colmeranno il vuoto,
che entrambi abbiamo creato,
attorno a quello che credevamo fosse tutto,
prima di noi.